Göbekli Tepe, antes de las ciudades, vinieron los templos.


En el sudeste de Turquía, a unos 15 kilómetros al nordeste de la ciudad de Sanliurfa, nos encontramos con un antiguo santuario construido hace 11.500 años. Se trata del lugar de culto más antiguo del mundo conocido hasta la fecha, y un hallazgo que ha revolucionado nuestra comprensión sobre el Neolítico euroasiático.


Göbekli Tepe demuestra que los cazadores y recolectores tenían capacidad también de construir complejos monumentales como hacían las comunidades sedentarias de agricultores.

Como dice Klaus Schmidt, director de las excavaciones: "Primero llego el templo, después la ciudad."

A día de hoy, se siguen haciendo teorías al respecto sobre estos monumentos. Lo que no cabe duda, es que esta gente, levantó monolitos de casi 50 toneladas, los arrastró entre 100 y 500 metros y creó una estructura con mucho detalle, todo esto antes de haberse inventado la cerámica, la metalurgia, y la rueda entre otras muchas cosas.

No cabe duda que Turquía esconde otros muchas raíces aparte del Imperio Bizantino que tanto legado a dejado.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te interese también ver...