Ruinas de Constantinopla, el secreto militar del fuego Griego de Calínico.


En la ciudad de Estambul, nos encontramos los restos de la muralla marítima de Constantinopla, lugar de asedios navales en tiempos de expansión del imperio musulmán.

Aquí se libraron algunas de las batallas navales mas increíbles de la historia, gracias al secreto militar mejor guardado por el imperio bizantino, el fuego Griego.


Esta mezcla, cuya composición exacta se desconoce hoy en día, se cree fue descubierta por Calínico, un refugiado cristiano Sirio, nacido en Heliópolis, quien se dice obtuvo el secreto del compuesto de los alquimistas de Alejandría.


En el Sigo VI, los barcos de guerra del imperio musulmán en su afán de expansión del Islam, sufrieron la frenada de su expansión a Europa por el Este, debido al fuego Griego, chorros de "lava" arrojados por sifones desde los barcos y, que sorprendentemente, arrasaba y mantenía el fuego incluso mejor en el mar, donde una vez en contacto con el agua, las llamas se volvían mas intensas, debido a los componentes flotantes del compuesto, menos densos que el agua.

Esta formula tan destructiva, ha tratado de ser copiada por siglos sin éxito, el imperio bizantino lo guardo como secreto de Estado y prefirió eliminarlo de la historia, antes de que los arabes se hicieran con la fórmula durante los saqueos a Consantinopla de 1204.

Nadie hoy en día a conseguido replicar los efectos del fuego Griego como cuentan sus relatos, pero muchas especulan sobre sus componentes, se cree que entre otros había petroleo, cal viva, azufre y amoniaco.

El fuego Griego, el verdadero fuego Valyrio.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te interese también ver...