Al este del desierto de Judea, en las cercanías del Mar Muerto, nos encontramos con Masada, una meseta que se eleva sobre el resto de montes del área a una altura de 450 metros sobre el nivel del Mar Muerto, curiosamente a -400m sobre el nivel del mar.


De acuerdo a los relatos de Yosef ben Matatiahu, historiador judío del primer siglo y prisionero de los romanos, el primer fuerte ubicado en Masada lo mandó construir el rey Hasmoneo, Alexander Janeo (103-76 AC), cuyas monedas se han identificado en excavaciones posteriores del lugar.

Sin embargo, fue Herodes quién reinando entre los años 37-4 AC, se percató de la importancia estratégica del lugar, y lo trató como fortaleza para protegerse de los enemigos, levantó muros, grandes almacenes y palacios durante su reinado, ademas de un sistema de cisternas para recolectar todo el agua de la lluvia, este sistema, aún visible a simple vista, es impresionante.




Tras la muerte de Herodes y la expansión del imperio romano, llegó el asedio a Masada. Allá por el año 74 DC, 8000 soldados romanos dispuestos en ocho campamentos (todavía pueden verse sus perímetros hoy en día), asediaron Masada para conquistarla. Al tratarse de una fortaleza natural de increíble altura, los romanos no podían acceder bien con sus tropas sin ser repelidos, por lo que se propusieron crear una montaña al lado, para desde esa nueva montaña artificial, conseguir acceder con todas sus tropas al interior de la fortaleza.



Finalmente y tras conseguirlo, los romanos se encontraron con toda la población muerta, y fueron según Yosef ben Matatiahu, 2 mujeres y 5 niños escondidos en las cisternas, quienes contaron lo sucedido la ultima noche del asedio, estas fueron las palabras de Eleazar Ben Yair, último comandante de la fortaleza:

"Valientes hermanos: hace tiempo hemos llegado a un acuerdo de no someternos a los Romanos, como tampoco a otras fuerzas que quieran dominarnos. Solo ante Dios nos rendimos, sólo el gobierna el hombre con la justicia y la verdad. Ha llegado la hora de realizar nuestras aspiraciones sin caer en la ignominia. Cansados de la esclavitud, no elijamos otra, con terribles castigos. Éste será nuestro destino si caemos vivos en manos de los Romanos. Fuimos los primeros en rechazarlos y seremos los últimos en combatirlos. Pienso que Dios hizo justicia con nosotros al otorgarnos la posibilidad de caer y morir como héroes libres. Esta en nuestras manos el poder de elegir una muerte heroica, nosotros junto a nuestros queridos. No podrá nuestro enemigo impedirlo a pesar de su anhelo de apresarnos vivos. Tampoco nosotros podremos apresarlos, por lo tanto, mueran nuestras mujeres antes de ser profanadas, mueran nuestros hijos antes de experimentar la esclavitud, que felices seremos llevando nuestra independencia hasta los sepulcros y destruyendo con el fuego la fortaleza y todo lo que dentro de ella se encuentra. Doloridos quedaran los Romanos al no poder atraparnos vivos y al ver que no gozaran del botín ni del pillaje. Solo provisiones les dejaremos como testigo de que no por hambre ni por falta de alimentos encontramos la muerte, sino que fue una acción premeditada, prefiriendo una muerte de libres a una vida de esclavos. Vayamos a la muerte antes de ser esclavos del enemigo. Libres quedaremos al abandonar este mundo, ¿nosotros, nuestras mujeres y nuestros hijos!"

Después de la salida de los romanos a comienzos del siglo II, Masada quedó abandonada cientos de años hasta el siglo V, la época bizantina, cuando Masada fue utilizada como monasterio para los monjes del desierto de Judea. Tras estos, Masada quedó nuevamente abandonada hasta su redescubrimiento para el mundo en el siglo XIX.

Sin lugar a dudas, es algo impresionante conocer un poco de esta historia y subir por la ladera opuesta al camino de la serpiente, allí donde los Romanos levantaron la montaña para el asedio, algo espectacular llegar allí por una carretera solitaria de un solo carril bien apacible.




Wikipedia: Masada | Herodes | Eleazar Ben Yair.

A finales del sigo XVIII en Madrid, entre Las Rozas y Torrelodones, el ingeniero Carlos Lemaur y Burriel, nacido en Francia en 1724, y participante en la construcción del canal de Castilla, decidió embarcarse en el proyecto para construir el canal de Guadarrama.
Les llevaron varios meses a él y a sus hijos realizar los estudios sobre el terreno para ver la viabilidad y los costes del proyecto.


El 7 de noviembre de 1785, presentaron el proyecto en el Banco de San Carlos para su financiación, pero pocos días después, Lemaur se suicidó.

Se trataba de un proyecto que pretendía crear un canal navegable desde el río Guadarrama, hasta el océano, pasando por Madrid, Aranjuez, y atravesando La Mancha y Sierra Morena. Un proyecto de verdadera magnitud y gran ambición para la época.




Con la muerte de Lemaur, el proyecto quedo estancado dos años, hasta 1787, cuando aclarada la situación de propiedad intelectual entre el Banco de San Carlos y los herederos de Lemaur, comenzó la obra de la presa con un presupuesto de 180 millones de reales.

Los hijos de Lemaur Carlos y Manuel, dirigieron el proyecto que duro doce años lleno de adversidades de todo tipo y de dudas ante la viabilidad del proyecto, hasta la fatídica tormenta del 14 de mayo de 1799, que acabo con el desprendimiento de la parte central de la presa, cuya altura construida ya llegaba hasta los 53 metros.

Iba a ser la presa mas grande del mundo, llegaría hasta los 93 metros de altura, pero una mala proyección de la presa, hizo que definitivamente se abandonase el proyecto y no quedara nadie dispuesto a financiarlo tras el derrumbe.





"Tu vida es valiosa y te ha sido otorgada por tus padres. Por favor, piensa en ellos, en tus hermanos e hijos. Por favor, busca ayuda y no atravieses este lugar solo"

Este es el mensaje que nos encontramos a la entrada de esta zona, una bien famosa en Japón, El Bosque de Aokigahara o Bosque los suicidios, a los pies del monte Fuji.


¿Por qué bosque de los suicidios? ¿Cual es el motivo por el que tanta gente muere allí? Se ha llegado a decir que la cantidad de cuerpos sin vida que aparecen tiene como causa la desorientación debida al mal funcionamiento de la brújulas por los depósitos magnéticos existentes en el bosque.No obstante, bien se sabe que eso no es cierto, las pruebas y distintas formas de suicidio son innumerables, como muestran algunas de las siguientes (impactantes) imágenes.






En el siglo XXI en Japón se suicidan alrededor de 30.000 personas, no es el país con la tasa más elevada, pero ocupa el décimo lugar, y, allí, la gente, sola y arrastrada por la desesperación y la ya fama del lugar, encuentra en Aokigahara el lugar perfecto para cumplir su último deseo.

La fama original del sitio o la primera persona que fue allí a suicidarse, seguramente se vio influenciada por la lectura de Kuroi Jukai (el mar negro de árboles), una novela de 1960 escrita por Seicho Matsumoto en la que se narra como uno de los personajes se adentraba en Aokigahara para suicidarse.

Para colmo, en 1993, Wataru Tsurumi, escribía Kanzen Jisatsu Manyuaru (El completo manual del suicidio) que ha vendido millones de ejemplares y recomienda el bosque como el lugar perfecto para suicidarse.


En fin... mal lugar... 

Wikipedia: Aokigahara | Monte Fuji | Seicho Matsumoto.

"La gente no empieza una guerra nuclear con solo cinco misiles".
Stanislav Petrov

Dentro de 9 días, el 26 de Septiembre, este acontecimiento, cumple 36 años.

En la década de 1980, sufrimos la máxima tensión, seguida dos años después de la mayor catástrofe nuclear (ya vista en un post sobre los liquidadores de Pripyat), esto, inició el declive de La Unión Soviética hasta su extinción en 1991, pero... ¿Cómo fue aquella tensión?


Con los bandos de Estados Unidos y La Unión Soviética bien establecidos por todo el orbe, las tensiones por alarma de ataque nuclear sobre ambas naciones estaban en su máxima. Ambos, invisibles bajo cuadros de mando en sus cuarteles, tenían ordenes claras de responder a un ataque nuclear del enemigo, con otro de mayor magnitud.


El 26 de Septiembre de 1983, Stanislav Petrov se encontraba de guardia nocturna en el centro de mando de la inteligencia militar soviética, cerca de Moscú, sus ordenes eran claras, ante cualquier alerta de ataque militar, debía informar a sus superiores inmediatamente para que tomaran una decisión.

A las 00:14, saltaron las alarmas. Un misil había sido lanzado desde la costa de Los Estados Unidos y disponían de 23 minutos hasta que el misil alcanzara la unión soviética. Inicialmente, Petrov sospecho de un fallo en el sistema de detección, ya que era totalmente imposible que Los Estados Unidos iniciasen un ataque con solo un misil nuclear, pero pocos minutos después, los sistemas detectaron otros 4 misiles nucleares.

A Petrov le entraron dudas y fueron 23 minutos agonizantes en los que tenia ordenes de informar a sus superiores en base a los datos del ordenador de mando, pero, a la vez, desconfiaba del sistema, ya que aunque hubiera detectado otros 4 misiles, creía improbable un ataque nuclear de los Estados Unidos con tan solo 5 cabezas nucleares y ademas, otros dispositivos secundarios de apoyo, no estaban reportando absolutamente nada.



Finalmente, tomo la decisión de reportar al oficial de guardia un fallo en el sistema esperando en máxima tensión esos 23 minutos para que no hubiera misiles de camino.

Probablemente, de haberlo reportado como un ataque, los soviéticos hubieran respondido pulsando un botón y generando una catastrófica guerra nuclear.

Wikipedia: Stanislav Petrov | Incidente del equinocio de otoñoGuerra Fría | Unión Soviética.

Muchas son las coordenadas que pueden quedar vinculadas a escenarios de cine, y alguna más marcaré en el mapa de la web, pero tampoco creo que muchas. 

Esta, en concreto, la desconocía por completo, y por su proximidad al lugar donde vivo y que la zona sea de acceso público, (tras ir alli, lamentablemente, por lo que yo he visto, es una montaña privada debidamente parcelada, pero se pueden encontrar vías de acceso para el ascenso sin problemas), es el motivo por el que me he decidido a compartirla aquí con todos vosotros.

Se trata de La Dehesa de Navalvillar con sus vistas al Cerro de San Pedro a escasos kilometros del pueblo de Colmenar Viejo de la Comunidad de Madrid.





Desde la década de los cincuenta, el pueblo fue escogido por la industria del cine por sus grandes terrenos en proximidad a la cómoda ciudad de Madrid, además de la gran cantidad de horas de sol al día, muy importante para los cineastas.

Y como no, el precio a pagar por ello. Creo recordar haber leído, pero no estoy seguro, que los impuestos pagados al ayuntamiento de Colmenar por el rodaje de Espartaco, fueron de 20.000 pesetas.


Independientemente de los motivos por los que fue escogido, Colmenar disfrutó en sus carnes la industria del cine durante aproximadamente dos décadas.

Hacia el año 1960, ciudadanos de Colmenar y soldados del ejercito de Franco cubrieron las praderas de la dehesa a los pies del Cerro San Pedro. Unas 8000 personas formaron parte de los extras en el rodaje de la última batalla de Espartaco, tan cerca y tan simple recordar allí el paso de uno de los mejores directores de cine de la historia.




Además de Kubrick, pasaron por allí cientos de estrellas, entre tantas, Orson Welles con "Campanadas de medianoche", Sergio Leone y Clint Eastwood con "El bueno, el feo y el malo", también Sofia Loren, Charlton Heston, Ava Gardner...



Conan el bárbaro, de Schwarzenager, creo que también se rodó allí.


Es interesante lo cerca que hemos tenido los madrileños la industria del cine.


Wikipedia: Colmenar Viejo | Dehesa de Navalvillar | Stanley Kubrick.

Una de las cosas que no sabía sobre el Monasterio del Escorial, era la existencia de la Casa de Aguas, un laboratorio secreto de alquimia, construido en La Torre de la Botica del monasterio para cubrir el interés que Felipe II tuvo por las ciencias esotéricas.


Se dice que su destino, era encontrar la mítica piedra filosofal que permitía convertir metales simples en plata y oro. Bien es probable que, Felipe II, aun reticente a creer en semejante transmutación, se apoyase en la alquimia para superar, fuese como fuese, la crisis de impagos que sufría el estado español durante su reinado. Eso sí, siempre, con sus secretarios como intermediarios para protegerse.

Se sabe de unos manuscritos intercambiados por Felipe II y su secretario Pedro de Hoyo hacia el mes de febrero de 1567, donde se mantiene una conversación de varios días. Se habla de un proceso en el que se cree poder convertir los metales simples como el cobre, en plata y oro. Todo ello en secreto y con sumo cuidado, debido a que la alquimia era perseguida por la inquisición en esa época.



Tras varias correspondencias, el proceso, termino fracasando, como era de esperar... y la crisis continuó durante su reinado y el de sus sucesores.

Curiosa es la cantidad de libros prohibidos en la época que han quedado en la biblioteca del monasterio, textos que recogen estos procesos y donde puedes acercarte un poco más a toda esta época medieval de alquimia, magos, brujas y hechiceros, ademas de fraude económico.


Felipe II, debido a la enorme crisis del estado, que ya venia de su padre Carlos V, debió aferrarse a cualquier cosa para intentar sanar las arcas del estado, y así, él, y tal vez su secretario, fueron burlados por una persona que decía poder convertir los metales en oro.


Ya desde 1335, Don Juan Miguel venia avisando a todos con su obra El Conde Lucanor en relación a lo que venia sucediendo durante los siglos anteriores, resumido así en su cuento número XX:

"Jamás aventures o arriesgues tu riqueza
por consejo de hombre que vive en la pobreza."