El Pozo de Darvaza, la puerta al infierno de Turkmenistán.


En el año 1971, durante una prospección geológica para encontrar gas, un accidente abrió las puertas al infierno, unos geólogos rusos vieron como se formaba delante de ellos un cráter con 70 metros de diámetro y una profundidad de 30 metros.

Se encontraban en el desierto de Karakum, cerca de Darvaza, en Turkmenistán.


Los geólogos habían descubierto una cueva subterránea llena de gas natural. La idea fue prender fuego para evitar la fuga al exterior de gases peligrosos, el incendio fue abismal y aunque se creía que tardaría pocos días en extinguirse, 48 años ardiendo sin parar.


Así se le dio el nombre de "La puerta del infierno".


0 comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te interese también ver...