Nikolai Petrovich Sutyagin y su rascacielos doblemente frustrado.


Corría el año 1992 cuando Nikolai Sutyagin, un empresario ruso de dudosa reputación, decidió construir su mansión en Arkhangelsk, Rusia. Inicialmente la vivienda iba a constar de dos plantas como el resto de vecinos, pero su convicción de superioridad le motivó a erigir una morada que se elevara por encima de las demás para que representara su estatus superior como el creía.

Comenzó así a elevar la vivienda levantando nuevos pisos, pero su obra se vió frustrada ya que Nikolai fue detenido y condenado por delitos relacionados con la mafia rusa.

Pasaron los años y una vez finalizada su condena, Nikolai volvió a su proyecto de elevar su mansión por encima de las demás. Pero ahora, tras cumplir su condena, estaba arruinado.

Esto no supuso un freno en su ambicioso proyecto y para poder continuarlo, empleó el material más barato, la madera, y la mejor mano de obra, él mismo. 15 años de esfuerzo con su familia y paciencia hasta alcanzar una altura de 44 metros y 13 pisos. Cada cual colocado a su manera, según avanzaba el proyecto, pero con cierto criterio arquitectónico, aunque bastante precario la verdad.



La obra no estaba terminaba, pero continuas denuncias de los vecinos debido al elevado riesgo de derrumbe o de incendio, obligaron a las autoridades a derrumbarlo en 2008 (video), desmantelando toda la madera en los meses posteriores hasta reducirla a los 4 pisos, nuevamente su proyecto se vió frustrado. Finalmente, la casa se quemó el 6 de Mayo de 2012.



Molaría haberla visto en su máximo esplendor en pie, a mi me recuerda un poco al castillo ambulante del estudio Ghibli, muy chula la verdad.


Wikipedia: Casa Sutyagin.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te interese también ver...