El hospital Lemberg, insomnio eterno para el soldado Paul Kern.


En el año 1915 durante una batalla en la que combatía Paul Kern, de La Primera Guerra Mundial, soldado voluntario del ejercito húngaro, recibió el impacto de un disparo ruso en la cabeza. Paul cayó al suelo en coma y fue trasladado al hospital Lemberg.


El soldado húngaro logro despertar de un coma irreversible como lo catalogaron previamente los doctores, sin parte de su lóbulo frontal, destrozado por la bala enemiga. Tras despertar, nunca más volvió a conciliar el sueño.



Los días pasaban y Paul no tenia la necesidad de dormir. 

En 1955, 40 años después y sin haber dormido desde entonces, Paul consiguió su descanso eterno. 

Hay anécdotas de la guerra y el cerebro humano que no dejan de sorprenderme.

Wikipedia: Primera Guerra MundialInsomnia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te interese también ver...