Masada, la gran fortaleza de Herodes y la montaña romana.


Al este del desierto de Judea, en las cercanías del Mar Muerto, nos encontramos con Masada, una meseta que se eleva sobre el resto de montes del área a una altura de 450 metros sobre el nivel del Mar Muerto (-400m).


De acuerdo a los relatos de Yosef ben Matatiahu historiador judío del primer siglo y prisionero de los romanos, el primer fuerte ubicado en Masada lo mandó construir el rey Hasmoneo, Alexander Janeo (103-76 AC), cuyas monedas se han identificado en excavaciones posteriores del lugar.

Sin embargo, fue Herodes quién reinando entre los años 37-4 AC, se percató de la importancia estratégica del lugar, y lo trató como fortaleza para protegerse de los enemigos, levantando muros, grandes almacenes y palacios durante su reinado, ademas de un sistema de cisternas para recolectar todo el agua de la lluvia.




Tras la muerte de Herodes y la expansión del imperio romano, llegó el asedio a Masada. Allá por el año 74 DC, 8000 soldados romanos dispuestos en ocho campamentos, que hoy en día todavía se pueden ver, asediaron Masada para conquistarla. Al tratarse de una fortaleza natural de increíble altura, los romanos no podían acceder bien con sus tropas sin ser repelidos, por lo que se propusieron crear una montaña al lado, para desde esa nueva montaña artificial, conseguir acceder con todas sus tropas al interior de la fortaleza.



Finalmente y tras conseguirlo, los romanos se encontraron con toda la población muerta, y fueron según Yosef ben Matatiahu, 2 mujeres y 5 niños escondidos en las cisternas, quienes contaron lo sucedido la ultima noche del asedio, las palabras de Eleazar Ben Yair, último comandante de la fortaleza:

"Valientes hermanos: hace tiempo hemos llegado a un acuerdo de no someternos a los Romanos, como tampoco a otras fuerzas que quieran dominarnos. Solo ante Dios nos rendimos, sólo el gobierna el hombre con la justicia y la verdad. Ha llegado la hora de realizar nuestras aspiraciones sin caer en la ignominia. Cansados de la esclavitud, no elijamos otra, con terribles castigos. Éste será nuestro destino si caemos vivos en manos de los Romanos. Fuimos los primeros en rechazarlos y seremos los últimos en combatirlos. Pienso que Dios hizo justicia con nosotros al otorgarnos la posibilidad de caer y morir como héroes libres. Esta en nuestras manos el poder de elegir una muerte heroica, nosotros junto a nuestros queridos. No podrá nuestro enemigo impedirlo a pesar de su anhelo de apresarnos vivos. Tampoco nosotros podremos apresarlos, por lo tanto, mueran nuestras mujeres antes de ser profanadas, mueran nuestros hijos antes de experimentar la esclavitud, que felices seremos llevando nuestra independencia hasta los sepulcros y destruyendo con el fuego la fortaleza y todo lo que dentro de ella se encuentra. Doloridos quedaran los Romanos al no poder atraparnos vivos y al ver que no gozaran del botín ni del pillaje. Solo provisiones les dejaremos como testigo de que no por hambre ni por falta de alimentos encontramos la muerte, sino que fue una acción premeditada, prefiriendo una muerte de libres a una vida de esclavos. Vayamos a la muerte antes de ser esclavos del enemigo. Libres quedaremos al abandonar este mundo, ¿nosotros, nuestras mujeres y nuestros hijos!"

Después de la salida de los romanos a comienzos del siglo II, Masada quedó abandonada cientos de años hasta el siglo V, la época bizantina, cuando Masada fue utilizada como monasterio para los monjes del desierto de Judea. Tras estos, Masada quedó nuevamente abandonada hasta su redescubrimiento para el mundo en el siglo XIX.

Sin lugar a dudas, es algo impresionante conocer un poco de esta historia y subir por la ladera opuesta al camino de la serpiente, allí donde los Romanos levantaron la montaña para el asedio, algo espectacular por lo que se accede en una carretera solitaria de un solo carril muy bonita.




Wikipedia: Masada | Herodes | Eleazar Ben Yair.

2 comentarios:

Silbador dijo...

Añadir que cuando los soldados romanos sitiaron la ciudad, pusieron a construir la montaña de al lado con esclavos Judios. De esta manera, los soldados Judios de la fortaleza no impedian la construccion de la montaña porque no querian atacar a sus hermanos Judios. Muy listos los romanos...

CCHa Studio dijo...

Gracias por el comentario compañero.

Publicar un comentario

Quizás te interese también ver...