Misterio de Tunguska, la explosión más grande del mundo y Nikola Tesla.


Vamos a hablar en esta historia del "inexistente crater" de Tunguska, y para ello, vamos a comenzar con la torre Wardenclyffe, también conocida como torre de Nikola Tesla (del que ya hemos hablado en otra coordenada). Un prodigio tecnológico de los primeros años del siglo XX pionero en las telecomunicaciones inalámbricas, cuyos experimentos tuvieron bastante éxito según Nikola, pero poco eco en la sociedad de la época.



Nikola Tesla, por aquel entonces, aseguraba poder transportar la energía de un lugar a otro, ¡sin cables!. Basándose en la capacidad conductora de la ionosfera, pretendía crear una red de transmisión eléctrica por todo el globo terráqueo. Esto, sin embargo, truncó su financiación debido a que en aquellos años, los inversores habían depositado su dinero sobre el cobre y las plantas generadoras que transportarían la electricidad a la población.

Sin financiación y loco por no poder ser comprendido en la época que vivía, decidió continuar por su cuenta y embarcarse en el "rayo de la muerte", un proyecto con el que pretendía crear una arma capaz de destruir un ejercito, o derribar aviones o tanques en la otra punta del planeta, eso si, con fines defensivos, nunca ofensivos.

Pasaron los años y Tesla mantenía en secreto sus avances, ya que no era capaz de demostrarlos cuando lo requería, pero alardeaba de su proyecto e iba creando expectación sobre el mismo, no obstante, durante la Primera Guerra mundial, el ejercito de los Estados Unidos, ante el temor de que la antena pudiera estar siendo utilizada por los alemanes, decidió derribarla y acabar definitivamente con el proyecto, que quedaría sobre el papel para la posteridad.


Tesla continuo aun así con el proyecto hasta el final, siempre tratando de demostrar que funcionaria, pero nunca lo consiguió, y tras su muerte, sus cosas fueron incautadas por el FBI por temor a que el arma, el rayo de la muerte, fuera real. Puede verse en esta carta al mismo director del FBI J. Edgar Hoover, como había gran interés por el mismo.


Resumido este proyecto ambicioso de Tesla (entre los muchos otros que tuvo), vamos ahora a hablar del misterio de Tunguska, una explosión producida en Siberia, Rusia el 30 de junio de 1908, en las proximidades del río Podkamennaya. Una explosión de aproximadamente 30 megatones (muchísimo más que la bomba atómica de Hiroshima) descrita como un sol en el cielo por la población nómada de origen mongol Tungus, que tras explotar, genero una onda expansiva que lanzó todo por los aires en 600 km a la redonda y arrancó decenas de miles de árboles de cuajo.


Hoy en día, su origen, sigue siendo un misterio, el hecho de que no haya restos de meteoritos ni cráteres complica las teorías, y un misterio también sin resolver es la radiactividad presente en la zona y la inexistencia de arboles en el epicentro de la explosión tras 100 años de recuperación.

Lo que si es curioso, es que Tesla, en Junio de 1908, poco antes de la explosión de Tunguska, mandó un telegrama a su amigo y explorador estadounidense que andaba en busca de llegar al polo norte, Robert Peary, donde decía:

"Amigo Peary, voy a mandar un rayo cerca de donde estás y ya me dirás como ha ido todo"

¿Pudo Nikola Tesla haber conseguido su rayo de la muerte y haber ocasionado la explosión de Tunguska? Solo un grande como él pudo haberlo logrado.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te interese también ver...